Ruta por Bodegas

Ruta por las bodegas históricas

Las bodegas tradicionales de Toro constituyen un magnífico testimonio para determinar la identidad de una ciudad ligada a la vid y al vino desde épocas muy antiguas. Los toresanos y toresanas se han dedicado históricamente al cultivo de la vid y a la elaboración y comercialización del vino,  y de ello la muestra más palpable que nos queda son estas bodegas tradicionales e históricas. Las bodegas de Toro están excavadas bajo las edificaciones de las que forman parte con cuadras y paneras de los espacios que componían, además de las dependencias de vivienda, las casas de labranza desde la edad media hasta principios del siglo XX.

Centenares de aprovechamientos subterráneos, en muchas ocasiones espléndidos y en otras muy humildes, que se dejan ver en cualquier calle o plaza, hasta el punto de que la tipología más común de arquitectura civil de Toro, es aquella que incluye dentro del alzado de la fachada del edificio un respiradero o zarzera. Ese elemento arquitectónico es la evidencia terrestre de que la riqueza vinícola fue durante siglos un agente social, económico y urbanístico de primer orden que afianzó más si cabe la importancia histórica y estratégica que la ciudad ha tenido a lo largo de los siglos.

En 2005, tras una centuria de abandono, el Instituto Español de Patrimonio pone en marcha un proyecto de conservación de las bodegas tradicionales de Toro y Tierra del Vino. Se eligieron cinco bodegas de titularidad pública de Toro que son: las del Ayuntamiento, palacio de los Condes de Requena, palacio de Valparaíso, Cámara Agraria y antiguo Hospital. Las de titularidad privada se encuentran muchas en estados de conservación magníficos y otras no tanto, y de todas ellas se está realizando un inventario que alcanzará prácticamente las trescientas bodegas subterráneas.

Ahora, de todo este patrimonio arquitectónico y tradicional, se abren una serie de bodegas que dan idea de la grandiosidad del conjunto total de ellas.

Bodega del Ayuntamiento

Se trata de la bodega aneja a la Casa Consistorial en la Plaza Mayor y propiedad del Ayuntamiento de Toro.  Sin conocer con exactitud la fecha de construcción, existen evidencias de que la bodega existía con bastante anterioridad a 1778, año de edificación del Ayuntamiento según las razas de Ventura Rodríguez. Como muchas otras bodegas, es fruto de transformaciones a lo largo del tiempo, empezando por el hecho de que inicialmente fueran varias propiedades bajo las edificaciones anteriores a este edificio y que cuando se edificó el Ayuntamiento se incorporasen y agrupasen.

Es un conjunto de tres naves a distintos niveles enlazadas por las esquinas. Con bóvedas de cañón.

Bodega de la Cámara Agraria

Se trata de la bodega de la antigua Cofradía de Labradores, localizada en la calle Cerrada, hoy propiedad de la Junta Agropecuaria de Toro o Cámara Agraria. Ya existía en 1652 y es conocido su sobrenombre de La Niña Bonita de las bodegas toresanas. Consta de varias naves que se suceden en diferentes niveles y espacios, y conserva perfectamente el lagar y la zona de producción.

Alberga la Bodega Histórica del Vino de Toro, un centro de interpretación y promoción de los vinos de Toro, su historia, sus usos y costumbres y sus muchos aspectos históricos y sociales. También del territorio, de la vid y de la Tinta de Toro, fruto que aporta la identidad a los caldos de Toro.

Bodega del Palacio de los Condes de Requena

Bajo el suntuoso palacio de los Condes de Requena, de origen gótico, y que conserva uno de los patios renacentistas más monumentales de la provincia de Zamora, en cuyos capiteles están talladas escenas de caza  y de tauromaquia. Confiscado por la Real Hacienda en 1725 y derribado en su interior por el Ayuntamiento en 1868 para destinarlo a colegio que dirigieron los Escolapios. En la actualidad es un edificio de usos múltiples del ayuntamiento.

La bodega consta de dos cámaras diferenciadas en altura y la construcción será, muy probablemente, la originaria del palacio. En su interior, en la primera nave, se guarda uno de los tesoros más peculiares de esta ciudad: el archivo histórico de la Denominación de Origen Toro, que guarda todas las muestras de certificación desde la creación en 1987 de la Denominación de Origen Toro.

Otras bodegas Tradicionales

A estas tres bodegas se añaden otras dos bodegas de carácter público o semi-público que son  las situadas en el Palacio de Valparaíso y en el Antiguo Hospital, también restauradas por el Instituto Español de Patrimonio. Además de carácter particular, y de diferentes tipologías, tamaños y estados de conservación, son un total de casi trescientas bodegas las que jalonan el suelo de la Ciudad de las Leyes. Estas últimas se pondrán a disposición de esta Ruta de Bodegas Históricas de manera temporal y limitada cada vez que sea posible.

Excavadas bajo tierra, guardan la esencia de la identidad de la Ciudad de Toro. La esencia de la vid y el vino, la esencia de la Tinta de Toro, aquella, que ha llevado durante siglos el nombre de Toro a todas las partes del mundo.